Cuba y EE.UU. vuelven a la mesa de negociaciones

En las calles de Cuba es común encontrar carteles como este que hablan de la lucha de su pueblo contra el bloqueo de Estados Unidos. Foto: bbc.com

Por Yurien Portelles

Quito, 11 nov (Andes).- Los gobiernos de Cuba y Estados Unidos iniciaron esta semana en Washington el segundo encuentro de la Comisión Bilateral, creada tras el restablecimiento de las relaciones diplomáticas, un foro donde los representantes de la isla caribeña no perderán la oportunidad de pedirle al país  norteño el cese del bloqueo que le impone desde hace más de medio siglo.

Este evento permitirá revisar los acuerdos alcanzados, pero el tema volverá a estar en la mesa de negociaciones porque mientras, por un lado, continúan los intercambios, por el otro, el gobierno estadounidense persiste en mantener el bloqueo, que ha costado a la isla una cifra superior a los 833.000 755 millones de dólares, además de daños incalculables.

El presidente Barack Obama, quien ha pedido al Congreso que levante el bloqueo a Cuba, no pudo impedir, sin embargo, que sus representantes en la ONU votaran contra la resolución presentada por la nación caribeña por 24 ocasión, titulada “Necesidad de poner fin al bloqueo económico, financiero y comercial de Estados Unidos contra Cuba”. Sólo la comitiva estadounidense y la israelí marcaron su botón rojo para oponerse al reclamo cubano y de otros 191 Estados que lo apoyaron (la mayor cifra de la historia), con ninguna abstención.

Del bloqueo y otros demonios

La niña Noemí Bernárdez debe recibir como quimioterapia un medicamento que su país debe adquirir en Estados Unidos, saltándose el bloqueo, para garantizar su supervivencia a una operación de tumor cerebral. Foto: Cubadebate.cu  

Cuando el canciller Bruno Rodríguez demandó recientemente en el plenario de la ONU el cese del bloqueo, la delegación estadounidense criticó la “retórica” del discurso argumentativo del jefe de la diplomacia cubana al señalar que, además de lamentar que Cuba haya llevado el tema una vez más al foro, ya era más de lo mismo.

De los 11 millones de habitantes de la isla estrecha y alargada, más del 70% nació bajo el signo del bloqueo, y han vivido esta situación diariamente, desde que se levantan en la mañana, pues no pueden llevar a la mesa alimentos básicos como un vaso de leche, a menos que le corresponda ese “privilegio” que concede el Estado cubano a los niños, embarazadas, ancianos o enfermos.

La historia de la pequeña Noemí Bernárdez, esbozada por el canciller cubano en la Asamblea General de la ONU, muestra el alcance de esa medida unilateral, ya que la niña, que fue operada en septiembre de 2015 de un tumor cerebral, debería usar un tratamiento de quimioterapia a base de temozolomida, un medicamento producido por Estados Unidos, pero para recibirlo Cuba está obligada buscar cómo proporcionárselo a la menor a través de terceros países, ya que este compuesto puede elevar la supervivencia de los pacientes jóvenes de 20 a 70%.

Las circunstancias limitantes han llevado, paradójicamente, a que en la actualidad Cuba produzca el 65% de los medicamentos consumidos por sus habitantes, pero todavía tiene que importar los de la diabetes, el VIH-SIDA o cáncer.

Hace apenas un año, en Ecuador también hubo un caso en el que el bloqueo puso en riesgo la vida de una doctora cubana que cumple misión en este país suramericano, ya que el avión en el que fue trasladada a Cuba se vio impedido de hacer una escala para provisionarse, por el solo hecho de que un determinado país no tenia autorización para recibir la aeronave porque continuaría viaje a La Habana, según narró a Andes el embajador en Quito, Jorge Rodríguez.

En el informe presentado ante la ONU, se afirma que luego del anuncio de Obama y del presidente cubano, Raúl Castro, el 17 de diciembre de 2014, sobre el inicio del proceso de restablecimiento de las relaciones, la empresa norteamericana Gen Tech Scientific se negó a la venta de cromatógrafos utilizados para investigaciones y diagnósticos en áreas bioquímica, farmacéutica y médica.

El 18 de enero del 2015, se conoció que la compañía también estadounidense PayPal congeló la cuenta de Brian y Jan Pichi, un matrimonio de horticultores canadienses debido a su uso para pagar un viaje de tres semanas a la nación caribeña a fin de conocer sobre la agricultura cubana.

Por otro lado, en febrero del 2015 la subsidiaria del banco Santander, en México, rechazó efectuar una transferencia de 68 mil 290 euros emitida por el grupo de solidaridad con Cuba en Alemania al Centro de Estudios Monetarios Latinoamericanos, la cual pagaba su cuota de membresía, y pocos días después la compañía PayPal rechazó una transferencia de 90 euros emitida por el grupo de solidaridad con Cuba en Alemania Flilfe-Dormund, debido a las regulaciones del bloqueo.

El “mal” entre las dos orillas

Pese a que los gobiernos de Cuba y EE.UU. anunciaron su restablecimiento de las relaciones diplomáticas, después de 54 años de interrumpidas, Washington persiste en el bloqueo. Foto: Cubadebate.cu 

Cualquiera podría pensar que dada la situación de escasez en la que ha vivido Cuba en las últimas cinco décadas, a causa del bloqueo estadounidense, solo estarían afectados en su vida cotidiana los cubanos, pero se desconoce que los ciudadanos de EE.UU. no son libres de viajar a la isla, entre otras limitaciones.

También no pueden beneficiarse, por ejemplo, de los avances en la industria de la biotecnología cubana. De ello advirtió recientemente la editora ejecutiva de la revista estadounidense MEDICC (Medical Education Cooperation with Cuba), Gail Reed, quien indicó que debido al alejamiento de su país con Cuba, muchos norteamericanos que sufren de diabetes no son conscientes de que el país caribeño ha logrado grandes avances en la lucha contra esta enfermedad.

El último gran avance de la mayor de las Antillas en Investigación más Desarrollo (I+D) es un medicamento denominado Heberprot-P, con el cual se han tratado a 165.000 pacientes con pie diabético en 26 países, lo que reduce el riesgo de amputación en un 75%, sin embargo,  unos 29,1 millones de estadounidenses padecen diabetes, de los cuales, casi 8 millones son conscientes de su condición, mientras entre 70.000 y 80.000 diabéticos en la nación norteamericana son amputados por una de las complicaciones más nefastas de la enfermedad: las úlceras del pie diabético.

Una mirada desde Ecuador sobre el bloqueo

EE.UU e Israel quedaron aislados en la votación reciente en la ONU sobre la resolución cubana titulada «Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero de Estados Unidos contra Cuba». Foto: Andes 

Cuando dos cubanos emigrados se encuentran en Ecuador, o en los propios Estados Unidos, un tema de conversación infaltable es la situación compleja que atraviesa su país, con la carencia de productos de la canasta básica como la leche, el aceite, artículos de aseo personal, problemas de vivienda y transporte.

En el imaginario de los ecuatorianos podría persistir la idea de que el modelo económico y social que se ha dado en la isla ha sido fracasado, como ha sido el propósito de las campañas anticubanas, y no siempre conocen en toda la magnitud las causantes de que ese país no haya progresado, teniendo como política el socialismo, con salud y educación gratuitas y de calidad, reconocidas por organismos internacionales y por el mundo.

En este país andino, personalidades como el historiador Juan Paz y Miño  la asambleísta María Augusta Calle, conocen de las vicisitudes por las que atraviesa Cuba por haberse resistido ante una potencia extranjera como los Estados Unidos.

Paz y Miño y Calle coincidieron en señalar a Andes que el hecho de ambos países se sentaran a negociar no ha sido de ningún modo una concesión del imperio, sino el resultado de la resistencia cubana y del acompañamiento solidario del mundo, como fue la reciente votación en la ONU.

El historiador señaló que la votación reciente en la ONU fue “inédita” porque reivindicó a Cuba y su soberanía con respecto a una actuación ilegítima que data de 1962, y que históricamente es indefendible e insostenible.

“Cuba hizo una revolución que desde 1959 marcó un hito en la historia de América Latina, de tal modo que los EE.UU. cada vez más se han visto aislados en el contexto mundial”, aseveró el historiador ecuatoriano, quien rechazó que el acercamiento de Washington a La Habana sea una concesión a la isla.

“¿Cómo puede ser una concesión para Cuba, después de semejante bloqueo que ha impedido que la isla tome un camino mejor incluso para superar condiciones de escasez que han determinado su historia desde 1960, sin embargo, ha resistido?. ¿Qué país puede resistir un bloqueo en las condiciones en que se enfrentó Cuba?, y no solamente está el bloqueo de EE.UU., a veces se olvida la Ley Torricelli (1992) y la Helms Burton (1996), que sancionan a todo tipo de empresa que en el mundo negocien con la isla. Ese es un bloqueo adicional a todos los sectores empresariales privados que no pueden tener relaciones económicas con la isla, con lo cual han tratado de estrangular históricamente a la Revolución Cubana”, reflexionó.

En tanto, la asambleísta Calle, de la Coordinadora de Solidaridad con Cuba, expuso que el voto de Estados Unidos e Israel en contra de la soberanía de Cuba es porque en ese país no gobierna Obama, sino capitales transnacionales israelíes, para quienes el bloqueo a Cuba es un interesante negocio.

“El bloqueo fue una medida unilateral cuyo objetivo era ahogarle al gobierno revolucionario de Cuba y rendirle, arrodillarle, y vieron que eso no fue así, sin embargo, para ellos resultaría más eficiente que ese bloqueo que ha mantenido 50 años pueda ser fortalecido con una presencia sin límites”, acotó, al señalar que Estados Unidos estaría pretendiendo entrar “con toda la fuerza, para ver la posibilidad de otras medidas de desestabilización y lograr así quebrar el modelo social y político de Cuba.

Ambos intelectuales ecuatorianos coincidieron en que el bloqueo debería terminar cuanto antes, aunque no se arriesgan a hacer pronósticos, pero sí aseguraron que los principios socialistas que guían al gobierno cubano no están en negociación, ni han sido puestos en duda.

En la caricatura política cubana, un tema recurrente de inspiración es el bloqueo de EE.UU. contra Cuba. Imagen: Radio Habana Cuba