CELAC debe mantenerse como un mecanismo de integración regional

CELAC debe mantenerse como un mecanismo de integración regional

Foto Oficial Cumbre Presidencial CELAC 2014

Durante una conferencia de prensa ofrecida para periodistas de agencias internacionales acreditadas en Ecuador, el presidente Rafael Correa, se refirió a la IV Cumbre de Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC).Sobre esto señaló que la “perspectiva es que ojalá muy pronto la Celac reemplace a la Organización de Estados Americanos (OEA).

El mandatario descartó que el resurgimiento de la derecha en países como Argentina y Venezuela vaya a provocar un estancamiento del organismo creado en 2010.

“La experiencia nos ha demostrado que más allá de la orientación ideológica de un gobierno, la integración es un denominador común”, aseguró Correa, quien recordó que el expresidente de Chile Sebastián Piñera es de derecha, pero durante su mandato (2010-2014) dio un fuerte impulso al proceso integracionista regional.

Consideró, además, que al margen de las diferencias, la lucha contra la pobreza debe seguir como uno de los ejes principales del trabajo de la CELAC, cuya presidencia pro tempore ejerció Ecuador durante 2015 y que durante 2016 la ocupará República Dominicana.

El Canciller Ricardo Patiño afirmó que se ha avanzado mucho en los cinco ejes de acción impulsados por la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños: la disminución de la pobreza; el trabajo intenso para mejorar el sistema de educación, desarrollo, ciencia y tecnología; cuidado del ambiente y cambio climático; financiamiento para el desarrollo e infraestructura y conectividad en la región y la potenciación del diálogo al interior del bloque latinoamericano.

“Hemos trabajado también para avanzar en temas de institucionalidad y mucho en acercamiento interregional: Celac con la Unión Europea, con China, con Rusia, con Turquía”, manifestó el Canciller.

Sobre el futuro de la CELAC, Correa expresó que resulta inaudito que en pleno siglo XXI los países latinoamericanos y caribeños tengan que acudir a Washington, donde tiene su sede la OEA, para dirimir sus diferencias.

En opinión del gobernante ecuatoriano, ese organismo continental fundado en 1948 debería quedar solo como un espacio donde las 33 naciones del subcontinente acudieran en bloque a discutir con Estados Unidos y Canadá, únicos que no son miembros de la CELAC.

“Qué sentido tiene que Ecuador vaya a discutir individualmente con Estados Unidos”, se preguntó Correa, quien también abogó por la creación de un Sistema Latinoamericano de Derechos Humanos en sustitución de la actual Comisión Interamericana, cuya sede también está en la capital norteamericana.

Al respecto, recordó que Estados Unidos no ha firmado los instrumentos y tratados sobre derechos humanos, como si lo han hecho la mayoría de los países del subcontinente.