La economía ecuatoriana empezará a recuperarse desde el segundo semestre de este año.

Posted on Actualizado enn

Agencia Pública de Noticias del Ecuador y Suramerica (ANDES)

22/07/2016

El gerente del Banco Central, Diego Martínez, aseguró que el Ecuador estima una recuperación económica durante el segundo semestre de este año, debido a que variables como el precio del petróleo, créditos de banca privada, exportaciones, entre otros van a dejar de deteriorarse.

“Hemos visto que el Ecuador ya está entrando para el segundo semestre de este año en una etapa de recuperación económica”, indicó Martínez en un conversatorio con la prensa este viernes, durante el cual explicó las causas del decrecimiento del producto Interno Bruto (PIB) en un 3% que sufrió el país en el primer trimestre de este año.

Según Martínez, el ritmo de decaimiento está empezando a estabilizarse, a pesar del fuerte impacto en la economía que causó el terremoto del 16 de abril, lo cual se verá reflejado en las cifras de ese periodo que, según lo había explicado el presidente Rafael Correa anteriormente, también tendrá cifras negativas.

“Ecuador está inmerso en un contexto internacional de desaceleración no solamente del país (…) esto es lo que está pasando en toda América Latina y en todo el mundo. Se están revisando hacia la baja las tasas de crecimiento a nivel latinoamericano”, dijo Martínez.

En los primeros meses del año, a nivel mundial, se registró un precio del petróleo menor a 20 dólares, lo cual repercutió en la economía ecuatoriana pues la producción de petróleo representa el 16% de su economía.

Sin embargo, el precio del crudo ha ido incrementando en los siguientes meses lo que representó en cifras positivas en el Valor Agregado Bruto Petrolero que fue del 2% frente al no petrolero, que fue de -2,2% en los primeros tres meses.

El pago a la empresa estadounidense OXY, por el laudo arbitral, (mil millones de dólares) también repercutió en este decrecimiento. Además de la reducción en las inversiones.

El ministro coordinador de la Política Económica, Patricio Rivera, destacó la liquidez que se refleja en el crecimiento de los depósitos, no solo en la banca privada, sino también en el sistema cooperativo a nivel nacional.

“El flujo monetario de la economía es una de las primeras señales que permiten saber que se va a estabilizar la actividad económica”, precisó Rivera la víspera durante una exposición en el Instituto de Altos Estudios Nacionales (IAEN).

Por otro lado, Martínez aclaró que Ecuador no está viviendo una “crisis” como políticos y economistas lo están diciendo, pues lo que vive realmente es “una desaceleración” que se siente en toda la región.

“El ritmo de crecimiento de toda la economía, particularmente de América Latina viene siendo negativo. Una fuerte desaceleración”, indicó el funcionario, quien explicó que no se debe realizar una comparación arbitraria de lo que vive actualmente la economía del país frente a lo que vivió en 1999, con la crisis bancaria.

Además, especificó que para decir que se vive “una crisis” se debería tomar en consideración cuatro factores como el decrecimiento en la economía en tres o más periodos consecutivos, un incremento de la inflación, un incremento del desempleo y los depósitos bancarios.

La inflación actual, según datos del Instituto Ecuatoriano de Estadísticas y Censos (INEC), es de 0,36% en el mes de junio. El desempleo es de 6,7% y los depósitos bancarios han aumentado en los últimos meses.

En cambio en el año 95 se inició un continuo incremento de la inflación que pasó del 22,8% al 91% en el año 2000. Y el desempleo se situó en un 14% y muchos bancos cerraron por falta de liquidez.

Si se toma en cuenta estos factores, Martínez explicó que el decrecimiento en tres periodos consecutivos se ha dado en 2015 y 2016, pero con perspectiva a que esta caída se estabilice en los próximos meses, e incluso se podría hablar de un crecimiento pero para el 2017.

Por otro lado, Rivera indicó que de a poco el Estado se pone al día con la deuda que mantiene con proveedores. Indicó que se ha logrado bajar el monto de los pagos retrasados de 2,5 puntos del PIB a los 2 puntos.

“Existe lo que se llama un atraso normal, es decir el tiempo que se toma para la verificación desde que el proveedor deja la factura. Ese tipo de atrasos son alrededor de un 0,9% del PIB”, expresó.

El objetivo de política pública económica es que ese monto baje a poco más del 1% del PIB y con lo cual el Estado estaría al corriente con los pagos a proveedores.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s