La CIA quiere manipular las redes sociales.

Posted on Actualizado enn

Tomado de: Asaltar los Cielos
En 1999 la CIA creó In-Q-Tel un fondo de capital riesgo para invertir en empresas recién creadas de carácter tecnológico, para fomentar el espionaje en la red. A pesar de que el dinero que In-Q-Tel invierte es público, es decir, de los contribuyentes, su funcionamiento es totalmente opaco. Desde su creación, el fondo de la CIA invirtió en 324 empresas, 100 de las cuales permanecen en secreto. Según una investigación del Wall Street Journal, en 2014 el fondo recibió 93,9 millones de dólares para invertir. In-Q-Tel no sólo recibe dinero de la CIA, sino también de la NSA, el FBI y el Departamento de Defensa. Los productos que crean las empresas financiadas por la CIA, están orientados en gran medida a la vigilancia masiva y al control social.

Entre las empresas que reciben fondos de In-Q-Tel, el foco de la investigación se dirige hacia la extracción de datos de las redes sociales y la vigilancia. Hay varias empresas de tecnología que se dedican al trabajo en este área, como Dataminr, Geofeedia, Pathar y TransVoy.
Esas cuatro empresas, que proporcionan herramientas únicas para explotar los datos desde plataformas como Twitter, fueron presentados en una conferencia de dirigentes el pasado febrero en San José auspiciada por el Fondo, junto con otras empresas de la cartera de In-Q-Tel.
Las inversiones reflejan un aumento del interés de la CIA por el control de las redes sociales. En septiembre pasado, David Cohen, el segundo funcionario de más alto rango de la CIA, habló largo y tendido en la Universidad de Cornell sobre una letanía de desafíos derivados de los nuevos medios; el “sofisticado uso de Twitter y otras plataformas de medios sociales por parte del Califato Islámico es un ejemplo perfecto del uso malintencionado de estas tecnologías” dijo.
Las redes sociales también ofrecen una gran cantidad de trabajo de inteligencia potencial; Cohen señaló que los mensajes de Twitter desde el Califato Islámico han proporcionado información útil. “Los Tweets del Califato Islámico y otros mensajes en los medios sociales que dan a conocer sus actividades a menudo producen información que, sumada, proporciona una valiosa y real información de inteligencia”, dijo.
La última ronda de inversiones de In-Q-Tel muestra que la modernización de la CIA ha superado a Silicon Valley con el establecimiento de una nueva sección, la Dirección de Innovación Digital, que tiene la tarea de desarrollar e implementar soluciones de vanguardia mediante la participación directa del sector privado. La Dirección está trabajando estrechamente con In-Q-Tel para integrar la última tecnología en las capacidades de inteligencia de la Agencia.
Dataminr permite visualizar una corriente de datos de Twitter y detectar rápidamente tendencias de opinión sobre las fuerzas del orden y cuerpos de defensa, en medio de otros clientes.
Geofeedia se especializa en la recolección de las etiquetas geográficas de mensajes de los medios sociales, desde plataformas como Twitter e Instagram, para monitorizar sucesos de mayor relevancia en tiempo real. La empresa, que cuenta con decenas de organismos públicos locales como clientes, comercializa su capacidad para realizar un seguimiento de las protestas de militantes en nombre de intereses empresariales y de la policía.
El producto de Pathar, Dunami, es utilizado por la Oficina Federal de Investigaciones de “explotación” de Twitter, Facebook, Instagram y otras redes sociales “para determinar las redes de asociación, centros de influencia y posibles signos de radicalización”, según una investigación realizada de Reveal.
TransVoyant, fundada por Dennis Groseclose, ex vicepresidente de Lockheed Martin, ofrece un servicio similar mediante el análisis de múltiples puntos de datos para los llamados tomadores de decisiones. La empresa promociona su capacidad para vigilar Twitter para detectar bandas de incidentes y amenazas en las publicaciones. Un equipo de TransVoyant ha trabajado con los militares Estados Unidos en Afganistán para integrar datos procedentes de satélites, radares, aviones de reconocimiento y drones.
Heather Crotty, el director de marketing de TransVoyant, reconoció tener una inversión de In-Q-Tel, pero no aclaró el alcance de la relación. In-Q-Tel “no permite conocer las condiciones financieras de sus inversiones”, dijo Crotty.
Carrie A. Sessine, el vicepresidente de asuntos externos de In-Q-Tel, también se negó a una entrevista porque el fondo “no participa en las entrevistas ni da información a los medios de comunicación”.
Durante la última década In-Q-Tel ha realizado una serie de inversiones públicas en las empresas que se especializan en el escaneo de grandes bases de datos en línea. En 2009 el fondo se asoció con Visible Technologies, especializada en la gestión de la reputación en internet mediante la identificación de la influencia de los autores de “positivos” y “negativos” sobre una serie de plataformas para un tema determinado. Y hace seis años, In-Q-Tel formó una asociación con NetBase -otra empresa de análisis de las redes sociales que promociona su capacidad de escanear “miles de millones de fuentes de información pública y privada en línea”– y Recorded Future, una empresa que monitorea la web para predecir eventos en el futuro.
Bruce Lund, un alto miembro del personal técnico de In-Q-Tel, señaló en un documento de 2012 que “el seguimiento de las redes sociales” es cada vez más importante para las instituciones gubernamentales que tratan de mantener un registro de “erupción de movimientos políticos, crisis, epidemias y desastres, por no hablar de las tendencias mundiales generales”.
La reciente ola de inversiones en empresas relacionadas con las redes sociales sugiere que la CIA ha convertido en una prioridad la tendencia a hacer acopio de datos en línea generados por los usuarios.
Además de sus inversiones en empresas de nueva creación, In-Q-Tel también ha desarrollado un laboratorio especial de tecnología en Silicon Valley, llamado Lab41, para proporcionar herramientas al espionaje para conectar los puntos en grandes bases de datos.
En febrero Lab41 publicó un artículo donde planteaba las formas en que la ubicación de un usuario de Twitter se podía predecir con cierto grado de seguridad a través de la ubicación de sus amigos. En Github, un sitio web de código abierto para los desarrolladores, Lab41 actualmente tiene un proyecto para determinar la viabilidad del uso de estructuras de inteligencia artificial para clasificar el sentimiento positivo, negativo o neutro de mensajes de Twitter hacia un tema específico.
La recogida de información de inteligencia sobre adversarios extranjeros tiene beneficios potenciales para la lucha contra el terrorismo, pero la tecnología de vigilancia de la CIA también se utiliza para la aplicación de la leyes internas y por el sector privado para espiar a los grupos militantes.
Palantir, una de las primeras inversiones de In-Q-Tel en el análisis de redes sociales, fue expuesta en 2011 por el grupo de piratas LulzSec por estar en la negociación de una propuesta para realizar un seguimiento de militantes sindicales y otros críticos con la Cámara de Comercio de Estados Unidos, el mayor grupo de presión empresarial de Washington. La empresa, ahora famosa por ser un “unicornio de la tecnología” –un término para las nuevas empresas que alcanzan una valoración superior a 1.000 millones– se distanció del plan después de que se filtraran los correos electrónicos de la empresa HBGary Federal, hoy desaparecida.
Sin embargo, otras empresas respaldadas por In-Q-Tel están adoptando abiertamente estas prácticas. Geofeedia, por ejemplo, promueve investigaciones sobre los militantes de Greenpeace, manifestaciones de estudiantes, defensores del salario mínimo y otros movimientos políticos. Los departamentos de policía de Oakland, Chicago, Detroit y otros municipios importantes han contratado a Geofeedia, así como empresas privadas tales como el Mall of America y McDonald.
Lee Guthman, un ejecutivo de Geofeedia, reconoció al periodista John Knefel que su empresa es capaz de predecir el potencial de violencia en las protestas Black Lives Matter mediante el uso de la ubicación y el sentimiento de los tuits. Guthman dijo que la tecnología podía estimar el sentimiento poniendo “puntos positivos y negativos” a ciertas frases y midiendo la “proximidad de las palabras a ciertas palabras”.
Los defensores de la intimidad, sin embargo, han expresado su preocupación por este tipo de clasificaciones automatizadas. “Cuando hay empresas privadas decidiendo qué algoritmos dan un denominado índice de amenaza, o hacen que una persona sea sospechosa, obviamente hay posibilidades de convertir en objetivos [del gobierno] a personas en base a sus puntos de vista, o incluso por su raza o la religión”, dijo Lee Rowland, un abogado dirigente de la Unión Americana de Libertades Civiles.
Añadió que existe una peligrosa tendencia en el gobierno a depender de las empresas de tecnología para “construir listados masivos de personas”.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s