Fidel y la paz colombiana.

Posted on Actualizado enn

Resultado de imagen

Tomado de: Telesur

En su libro La Paz de Colombia reseñó Fidel:

Nuestro país podía guardar discreto silencio frente a un diluvio de calumnias, pero nunca dijo una mentira. No entregamos armas ni financiamos al M-19. El propio gobierno de Turbay Ayala le había entregado a esa organización un millón de dólares cuando negoció con el comando. Entonces esa suma tenía mucho más valor que ahora, se podían adquirir con ella miles de armas. Sin embargo, ni siquiera cuando Turbay Ayala rompió con Cuba acusándola de armar al M-19, dijimos una palabra sobre el asunto.

A mediados de los años 90, y gracias a sus buenos oficios, logró la liberación del hermano del expresidente César Gaviria, quien permaneció retenido por varias semanas a manos de una organización rebelde.

Gaviria, para ese momento secretario general de la OEA le agradeció personalmente, a lo que Fidel contestó: “No hay nada que agradecer, es un deber mío y de mi país “. Doce años antes Cuba también había intercedido ante fuerzas insurgentes colombianas para que fuera liberado el hermano del presidente Belisario Betancourt retenido por efectivos del Ejército de Liberación Nacional.

Finalizando los años 90 las FARC-EP y el presidente Pastrana iniciaron diálogos de paz en San Vicente del Caguán, zona de fuerte influencia de la insurgencia. Fidel, una vez más, estuvo atento y siguió de cerca el desarrollo del proceso a través de la delegación diplomática cubana. La posición de Cuba fue clara desde el principio:

”Si bien nosotros podemos contribuir y ayudar en ambas partes, sugerimos mantener una posición muy prudente y de un perfil discreto, pues mucha gente, incluyendo el propio gobierno colombiano y sus medios de comunicación, nos quieren comprometer en un papel de mediadores o facilitadores, sobredimensionando nuestra influencia sobre la guerrilla”.

Asimismo Fidel planteó claramente la posibilidad de que las conversaciones entre las partes se llevaran a cabo en La Habana. En su libro deja expresa dicha intención y reseña que Cuba venía esforzándose por encontrar una solución para Colombia en vista de las circunstancias enteramente nuevas que allí se habían creado décadas después del triunfo de la Revolución Cubana.

“Habíamos ofrecido nuestro territorio como sede para cualquier conversación de paz, con el único requisito de que no participaríamos en las negociaciones ya que el problema debía resolverse exclusivamente entre colombianos sin ningún tipo de presión internacional”.

En la primera década del presente siglo La Habana fue escenario de los diálogos entre el el ELN y el Gobierno de Álvaro Uribe.

Por casi siete décadas Fidel ha hecho importantes aportes a la consecución de la paz de Colombia. Dichos esfuerzos se ven hoy recompensados con la firma del acuerdo de cese al fuego definitivo y bilateral entre el Gobierno de Santos y las tropas insurgentes de las FARC-EP. Los empeños del Comandante dieron sus frutos y La Habana se convirtió en la capital de la paz.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s