¿Sabías que Donald Trump quiso hacer negocios con Fidel Castro en 1998 y violó el embargo estadounidense?

Resultado de imagen para donald trump empresario

En el año 1998, el ahora presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, podría haber violado el embargo económico que prohíbe hacer inversiones en la isla ya que exploró la posibilidad de negocios en Cuba a través de una consultora privada para saltarse estas regulaciones.

Hace dos década, la compañía Trump Hotels se gastó la cantidad de 68.000 dólares para explorar las posibilidades de negocios con el gobierno de Fidel Castro, aun en el poder en esas fechas, utilizando una consultora privada y ocultando los verdaderos motivos bajo la justificación de que se trataba de intereses humanitarios.

Rusia toma partido en el conflicto entre Estados Unidos y Cuba

En esas fechas, toda inversión que se realizara en Cuba era considerada ilegal si no se contaba con la aprobación expresa del Gobierno estadounidense.

Cabe recordar que durante la campaña presidencial de Trump su contrincante político, el cubano-americano Marco Rubio, señaló que se sentía “profundamente preocupado” por el hecho de que el actual mandatario de la Casa Blanca había violado el embargo estadounidense.

“Confío en que la campaña de Trump se haga cargo respondiendo algunas preguntas porque si el articulo dice la verdad, -no estoy sosteniendo que este sea el caso porque no tenemos absoluta certeza- estaría profundamente preocupado”, afirmó en ese entonces el senador Rubio, haciendo referencia a un artículo publicado entonces en la revista Newsweek en el que se mostraban documentos y declaraciones de los ejecutivos de la desaparecida consultara que era dirigida por el magnate neoyorkino.

Publicidad

La investigación reveló que Trump habría utilizado la consultora Sever Arrows Investment and Development para realizar operaciones en Cuba y luego intentó ocultar el propósito real justificando la misión exploratoria con fines caritativos.

Hace dos década, la compañía Trump Hotels se gastó la cantidad de 68.000 dólares para explorar las posibilidades de negocios con el gobierno de Fidel Castro

Poco después de aquella inversión, en el año 1999, Trump dio un discurso ante la comunidad cubana residente en Miami en el que critico abiertamente al Gobierno de Fidel Castro y afirmó que no invertiría ni un solo dólar de su fortuna “sin un cambio del régimen”.

El interés de Trump Hotels se dio en una etapa en la aumentaba las presiones internacionales para que el gobierno estadounidense relajara un poco las sanciones económicas impuesta a la isla, algo que terminó por ocurrir bajo el mandato presidencial del demócrata Barack Obama, que suavizó las sanciones a la nación caribeña y normalizó las relaciones diplomáticas con el país.

En su visita a Cuba los representantes de Seven Arrows se reunieron con banqueros, funcionarios cubanos y empresarios internacionales para explorar que posibilidades de negocios existían y adelantarse en caso de que se iniciara una apertura entre Estados Unidos y Cuba. Los documentos internos demostraron luego que los ejecutivos de Trump Hotels intentaron ocultar el gasto de consultoría tras una motivación caritativa, para lo que probaron utilizar a la ONG Cáritas Cuba.