#MarcoRubio reclama convertir a #Venezuela en otra #Siria

Llama a utilizar grupos armados infiltrados y militarizando a la oposición

En la reunión del Comité del Senado para las Relaciones Exteriores, de EEUU, celebrada el jueves pasado, el portavoz republicano, Marco Rubio, dijo que Nicolás Maduro es un “claro peligro” y una “amenaza a la seguridad nacional de los EEUU”. Rubio dejó ver hasta dónde está dispuesto a llegar para provocar el cambio de régimen en Caracas (…).

En la reunión del Comité del Senado para las Relaciones Exteriores, de EEUU, celebrada el jueves pasado, el portavoz republicano, Marco Rubio, dijo que Nicolás Maduro es un “claro peligro” y una “amenaza a la seguridad nacional de los EEUU”. Como era de esperar, en dicha reunión se habló de endurecimiento de sanciones. Pero quizás menos esperado fue lo abierta y descaradamente que Rubio dejó ver hasta dónde está dispuesto a llegar para provocar el cambio de régimen en Caracas. Hizo un llamamiento público a los EEUU para que promueva una “conflictividad masiva” en Venezuela con dicho fin.

El senador Rubio urge a la Casa Blanca para que aplique en Venezuela la misma táctica que en Siria: grupos armados infiltrados y militarización de la oposición para provocar una escalada violenta contra el gobierno, que pueda incitar la intervención de una fuerza militar exterior, como se hizo en el intento de derrocar a Assad.

Parece que las protestas anti-Maduro han pasado su momento crucial y se las ha visto declinar durante las dos últimas semanas, después de que el valido de EEUU, Juan Guaidó, fracasara en el propósito de hacer llegar a Venezuela un convoy de “ayuda humanitaria” desde la frontera colombiana. Su objetivo era, aparentemente, provocar una reacción que pudiera dar pie a una intervención más directa de EEUU y sus aliados regionales. Como dato significativo: hubo aviones militares estadounidenses sobrevolando Colombia cerca de la frontera con Venezuela.

La reunión del Senado del jueves tuvo que admitir el hecho de que, por ahora, Maduro no se va a  ninguna parte. El senador demócrata, Bob Menendez de Nueva Jersey, dijo que “confrontar la tiranía requiere un compromiso constante. Pero Maduro no es invencible. Lejos de ello”. La bancada demócrata del Comité, aunque también aboga por sanciones más duras y el estrangulamiento de las exportaciones venezolanas de petróleo, no apoyaron en esta reunión la acción militar: “El apoyo inequívoco que hemos prestado en lo tocante a Venezuela no incluye el uso de la fuerza”, dijo Menendez después.

Sin embargo, quedó meridianamente clara la actitud belicosa de Rubio y su “cambio de régimen por todos los medios posibles”. Según el periodista Max Blumenthal, Marco Rubio estaba invitando a EEUU a provocar “masivas protestas” para favorecer el cambio de régimen, lo que se traduce en la reactivación de las violentas guarimbas que asolaron las ciudades venezolanas desde que Maduro jurara en enero su segundo mandato.

Aunque Maduro ha superado la última tanda de presiones internacionales para que sucumba a los golpistas del interior, dirigidos por EEUU, el fuego no parece que se vaya a extinguir en breve. Van a por todas. Ni siquiera escondieron, como señaló el periodista Ben Norton, que la “ayuda humanitaria” era un pretexto para un cambio de régimen. En efecto, el mismo Rubio hizo esta promesa solemne durante la reunión del Comité: “A los venezolanos: vuestra lucha por la libertad y la restauración de la democracia es nuestra lucha, y el mundo libre no os ha olvidado ni os olvidará”. Y añadió: “Nosotros [los EEUU] nos centraremos en este empeño dure lo que dure”. Y previamente, en declaraciones a Fox News, Rubio aseguraba que “Trump no se dará por vencido hasta que Maduro salga de Venezuela”.

Sin embargo, en la reunión del Comité del Senado hubo sitio para amenazas más ominosas aún: Rubio predijo que “Venezuela va a entrar en un período de sufrimiento, que ninguna nación de nuestro hemisferio ha conocido en la historia moderna”. Esto lo afirmó en referencia al bloqueo militar que Venezuela dispuso para impedir la entrada de la “ayuda humanitaria”. Por supuesto, la culpa de este durísimo futuro que les aguarda a los venezolanos la puso Rubio sobre los hombros del gobierno de Maduro exclusivamente, no en su declarado deseo de agitar más aún la inestabilidad del país.