PSG-Barcelona pone el morbo

(Tomado de Cubasi)

Aunque habrá más de un cruce interesante en los octavos de final de la Liga de Campeones del fútbol europeo, el que pondrá frente a frente al París Saint Germain francés y el Barcelona de España supera a todos en morbo.

La salida a finales de esta temporada del astro Lionel Messi de las filas catalanas ya tiene en ascuas a su afición, pero cuando hace unas semanas todo apuntaba al Manchester City inglés, ahora han aumentado exponencialmente las posibilidades de que recale en el once de la Ciudad Luz.

Primero fue Neymar, quien tras preguntársele por la posibilidad de volver a jugar junto al argentino se mostró encantado, y dijo que deberían hacerlo en la próxima campaña. Como ya se le ve feliz en la capital gala, esto solo podría darse con una llegada allí del rosarino.

Por si esto fuera poco, en las últimas horas trascendió que el padre y representante del futbolista, Jorge Messi, estuvo la pasada semana en el Consulado de Qatar en Barcelona, y todos saben lo imbricado que está ese país con el PSG.

La visita en teoría pudo haber sido intrascendente, pero la manera vehemente en la que Jorge Messi intentó negarlo, haciendo creer que no se ha movido de Argentina desde septiembre, cuando medios de prensa aseguran lo contrario, hace pensar que no era una visita ordinaria.

Todo esto ha ocurrido en medio de un pasmoso silencio desde Manchester, que parecía el destino seguro del delantero en agosto, de la mano de Josep Guardiola. Todo parece indicar que el plantel inglés desistió de la operación, o que simplemente no puede competir con el PSG. En honor a la verdad, salvo Guardiola, deportivamente hablando el City no supera al once francés, y en Francia además Messi no tendría la exigencia mediática y de resultados que sí tendría en la Liga Premier, algo que seguramente busca luego de mostrar su hastío por ser siempre el señalado en Cataluña.

A partir del próximo mes ya el goleador suramericano puede escoger su siguiente club, y el duelo ante Neymar y compañía será en febrero, así que cuando salte al campo, ya probablemente haya llegado a un acuerdo con sus rivales de turno, aunque seguramente no se informaría oficialmente. ¿Se puede esperar más morbo?

A la espera de esta movida se encuentra el Real Madrid, que se afila los dientes porque el arribo de Messi pudiera forzar al PSG a soltar a Kylian Mbappé (su objeto de deseo desde la salida de Cristiano) por motivos de Fair Play financiero, pero esa es otra historia.