Las mentiras de Marco Rubio sobre los “espontáneos disturbios” en Cuba

(Tomado de Portal Cubasi)

El mentiroso senador republicano de Florida, Marco Rubio, aseguró recientemente en un video publicado en su cuenta de Twitter:

“Desde esta mañana estamos viendo imágenes del pueblo cubano en las calles y están gritando “No tenemos miedo”. Ellos no tienen miedo porque están buscando la libertad y vivir en un país normal”.

Según mencionó Rubio, el cansancio de los cubanos guarda relación con su incapacidad de “conseguir sus sueños dentro de Cuba”. Para alcanzarlos “terminan yéndose a otro lugar”.

“¿Por qué los cubanos pueden lograr lo que quieran yéndose a otro lugar, incluyendo Estados Unidos, y no en su propio país? Están cansados de vivir en una tiranía, y cansados de vivir bajo un liderazgo incompetente”, señaló el político.

¿A qué país normal se referirá el senador? ¿A uno similar a la seudorrepública batistiana de la que salieron huyendo sus padres en 1956 rumbo a Estados Unidos?

Por cierto, las mentiras que ha dicho sobre su familia ponen en duda la veracidad de cualquier declaración de este nefasto personaje.

En octubre de 2011, el senador Marco Rubio fue acusado públicamente -la historia fue reportada inicialmente por el diario St. Petersburg Times- como mentiroso por haber utilizado políticamente el engaño de que sus padres, de origen cubano, habían llegado a la Florida luego del triunfo de Fidel Castro. Sin embargo, reportes de prensa revelaron que los padres del senador llegaron a Estados Unidos en 1956, en pleno gobierno de Batista.

El padre de Rubio era barman y viajó al país norteño por problemas económicos durante la modélica “normalidad” de la tiranía de Batista apoyada por los Estados Unidos. Fidel Castro ni siquiera estaba en Cuba cuando la familia de Rubio dejó el país.

En su video en Twitter, en lo que puede considerarse como un verdadero arrebato de cinismo, el senador anticubano de Miami aseguró además que la crisis que atraviesa la isla, así como la espontánea movilización popular surgida a raíz del descontento social “no tienen nada que ver con el embargo o cualquier otra cosa, tiene que ver con la tiranía”.

Definido por Trump públicamente como el diseñador de la política de agresión de su administración contra países como Venezuela, Nicaragua y Cuba, Marco Rubio, es uno de principales responsables de la imposición de las 243 sanciones de bloqueo que todavía pesan, en medio de los efectos de una pandemia, sobre el pueblo cubano.

Rubio ha sido un constante instigador de la, según él, “espontánea movilización popular” al ofrecerle, en innumerables declaraciones públicas, su más ferviente apoyo a cualquier provocación protagonizada por los delincuentes y mercenarios que Estados Unidos ha aupado en los últimos tiempos como líderes en sus planes para la desestabilización de Cuba.

Los “espontáneos” manifestantes a los que se refiere el senador, curiosamente, cumplieron “espontáneamente”, al pie de la letra, con la narrativa subversiva que desde hace años se les dicta desde las redes sociales y páginas de internet que funcionan bajo la égida de la mafia anticubana de Miami: gritar Patria y Vida y no tenemos miedo, vandalizar tiendas, volcar e incendiar autos de la policía y atentar contra de la integridad personal de las autoridades.